martes, 22 de abril de 2014

¿Cómo fotografiamos el sonido?

Tradicionalmente, la fotografía es el arte de captar la luz, pero hay muchas otras energías que nos rodean y permanecen invisibles al sensor de una cámara. Para captarlas no hace falta un instrumental complicado. Existe una técnica de fotografía que permite captar el sonido o el calor.

Se llama fotografía Schlieren.

La fotografía Schlieren capta las variaciones en la densidad de un fluido (el aire, en este caso) generadas por el sonido o el calor. Estas variaciones se conocen como efecto Schlieren, y las descubrió el físico alemán August Toepler en 1864.

Para percibir esas variaciones en el aire, la fotografía Schlieren utiliza un sistema de espejos cóncavos para iluminar el objeto desde atrás con lo que se conoce como luz colimada, que es aquella cuyos rayos discurren paralelos entre sí. El objeto iluminado de esta forma aparece como una silueta oscura.


A continuación se añade un bloqueo parcial en la cámara. El calor o el sonido producen cambios en el flujo del aire que desvían ligeramente la luz, haciendo que estos haces desviados se capten en menor medida. El resultado es que ambos fenómenos se muestran como sombras. En el caso del sonido, hay que recurrir, además, a la fotografía de alta velocidad para poder captarlo. No es una técnica al alcance de cualquiera, pero es realmente interesante. De hecho, se utiliza de manera habitual en estudios de aerodinámica, biología o balística.

Mike Hargather es profesor de ingeniería mecánica e investigador en el Centro de Investigación de Materiales Energéticos de la Universidad Nuevo México Tech. Hargather está familiarizado con la fotografía Schlieren, y dedica su tiempo libre a realizar estas fascinantes imágenes que Skunk Bear ha recopilado en el siguiente vídeo. Tenéis más GIFs con otras muestras de esta técnica en su Tumblr. [Skunk Bear]

Aunque el vídeo está en inglés, vais a entenderlo perfectamente...



No hay comentarios:

Publicar un comentario