martes, 7 de abril de 2015

El sonido de un espacio vacío

Para los puristas, la música es música y el ruido es ruido, pero ¿qué pasa cuando el ruido es música? 

En The sound of empty space (El sonido del espacio vacío), el artista sonoro Adam Basanta crea un trío de sistemas incompletos para dirigir una orquesta de feedback harmónica.

Los micrófonos, amplificadoress y altavoces de Basanta generan frecuencias que se remodelan a través de algoritmos informáticos y se afinan mediante movimientos cinéticos. “Al construir sistemas tecnológicos con fallos, negando el potencial que se espera de ellos para la comunicación, el oído desvía su atención al espacio vacío entre los componentes”, explica el artista.


En The loudest sound in the room (El sonido más alto en la sala) Basanta utiliza el espacio vacío de una sala encerrando un chirriante sistema P.A. de 120dB dentro de un acuario insonorizado. Al lado de este caos controlado, Pirouette, “como si fuera una bailarina de tamaño real encima de una caja de música”, emite una “versión esquelética” del tema principal de El lago de los cisnes de Tchaikovsky a través de un micrófono que gira con gracia.

Por último, el sistema Vessel del artista capta la acústica natural de botes de cristal a través de una monodia de feedback cinética mutable entre un altavoz y un micrófono.

A continuación lo puedes escuchar:


No hay comentarios:

Publicar un comentario